miércoles, 1 de junio de 2016

El aumento de la lactancia materna podría salvar 800.000 niños al año.

Traducción de la colaboración para la revista  Vincles del Hosp. Sant Joan de Déu.


"La lactancia materna hace al mundo más sano, más inteligente y más igualitario."

Con estas palabras comienza el editorial de la nueva serie sobre la lactancia materna de la revista The Lancet, poniendo en consideración que a pesar de las grandes ventajas para la salud de la lactancia exclusiva y sus beneficios económicos, pocos niños la reciben de manera exclusiva hasta los 6 meses, tal y como recomiendan la OMS y las instituciones pediátricas. A nivel global, se estima que sólo 1 de cada 3 niños menores de 6 meses es alimentado con lactancia exclusiva por su madre, una tasa que no ha mejorado en las últimas dos décadas.
La lactancia materna tiene demostrados beneficios sustanciales para las mujeres y los niños por un igual en los países ricos y pobres, ahora la evidencia es más fuerte que nunca.

Las estimaciones de la OMS publicadas en la revista revelan que el aumento de la lactancia materna a niveles casi universales podría ahorrar más de 800.000 vidas cada año, siendo la mayoría en niños menores de 6 meses. Además, casi la mitad de todas las enfermedades diarreicas y un tercio de todas las infecciones respiratorias en los niños en los países de bajos y medios ingresos se podrían prevenir con incrementos de las tasas de lactancia materna.
Los niños que son amamantados obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia, son menos propensos a tener sobrepeso u obesidad y tienen una menor tendencia a padecer diabetes en la edad adulta. Las madres que amamantan también reducen el riesgo de desarrollar cáncer de mama y de ovario. Con las tasas actuales de lactancia materna, se estima que se previenen 20.000 muertes por cáncer de mama, cifra que podría incrementarse en 20.000 más caso de mejorar estos porcentajes.

La lactancia materna hace la economía más fuerte

Más allá de la salud, la nueva serie de The Lancet aporta un relevante motivo económico para invertir en la promoción y protección de la lactancia materna en todo el mundo. Los hallazgos de la OMS y sus colaboradores estiman que las pérdidas económicas mundiales debidas a niveles más bajos de cognición asociados a una merma en la lactancia materna llegaron a más de 300 mil millones de dólares en 2012, el equivalente al 0,49% del producto nacional bruto del mundo.
Un aumento de las tasas de lactancia materna para lactantes menores de 6 meses de edad en Brasil, China, Estados Unidos, y en el Reino Unido reduciría los costes de tratamiento de enfermedades comunes de la infancia, tales como la neumonía , la diarrea y el asma, lo que comportaría un ahorro en los sistemas de salud de, al menos, 2,45 mil millones de dólares en los Estados Unidos, 29,5 millones en el Reino Unido, 223,6 en China y 6 millones en Brasil.
Sin embargo, los bajos niveles de la lactancia materna óptima afectan tanto a los países de altos y bajos ingresos. Menos de uno de cada cinco niños siguen lactancia materna durante 12 meses en los países de renta alta y sólo 2 de cada 3 niños de entre 6 meses y 2 años reciben leche materna en países de bajos y medios ingresos.

La protección y la promoción de la lactancia materna

Aunque la Asamblea Mundial de la Salud adoptó el Código Internacional de comercialización de Sucedáneos de Leche Materna en 1981 para proteger a la población de las estrategias de marketing inadecuadas, su implementación no ha tenido el auge esperado.


Como resultado, la comercialización agresiva de los sucedáneos de la leche materna está socavando los esfuerzos para mejorar las tasas de lactancia, con ventas globales que se espera lleguen a los 70,6 billones de dólares en 2019.
Para abordar esta cuestión, la Iniciativa de Defensa Global de la Lactancia Materna, dirigida por la UNICEF y la OMS en colaboración con instituciones internacionales, asumirá el liderazgo en un intento de mejorar las tasas de lactancia materna. Como primer paso, la OMS y la UNICEF han creado una red de monitorización global y apoyo a la implementación del Código Internacional para fortalecer la capacidad de hacer su seguimiento, su cumplimiento y su aplicación.
Más allá de la lucha contra la comercialización de la leche artificial, los países deben invertir en políticas y programas que apoyen a las mujeres que amamantan. Sería efectivo en la ayuda a la mejora de las tasas de lactancia materna poder disponer de sistemas de atención a la salud de apoyo, un incremento de los derechos de la maternidad adecuados, intervenciones en los lugares de trabajo y programas de asesoramiento y educativos .


La lactancia materna también se ha identificado como una intervención de alto impacto para lograr la Estrategia Mundial de la Mujer, la Infancia y la Adolescencia de la Salud (2016-2030), que se lanzó junto con los Objetivos de desarrollo Sostenible como una hoja de ruta para poner a las muertes prevenibles en una generación.

La lactancia materna es importante para la supervivencia del niño en todos los escenarios, pero también para asegurar que los pequeños puedan prosperar y llegar a sus potenciales cognitivos y de desarrollo completos durante toda su vida. Está en nuestras manos, las de los profesionales, implicarnos y colaborar en el logro de las cifras del titular.

- Imágenes extraidas del website de la OMS salvo la primera que es una cesión del pediatra y amigo Carlos Casabona.


Para saber más: 

·      Breastfeeding: achieving the new normal.  The Lancet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Pon aquí lo que te parezca. A mi, posiblemente, también me parecerá bien.