viernes, 14 de octubre de 2016

Decálogo de la alimentación en la embarazada.






Este es un post escrito para la plataforma Pediaskin sobre la alimentación, previa y durante el embarazo, de la futura madre. Reproducido con permiso del mencionado portal y disponible también en decálogo de la nutrición de la embarazadaDado que algunos de esos denominados "artículos de expertos" requieren registro en dicha plataforma lo reproduzco aquí en abierto a la vez que os invito a registraros en ella para tener acceso a todos sus contenidos.

Dale al play y te entretienes con un premio Nobel mientras lees.
Bob Dylan - Hurricane




La nutrición y el estilo de vida en la embarazada es muy importante, por eso a través de este artículo voy a ofrecerte un décalogo con once consejos más uno extra a seguir si estás esperando un bebé. Precisamente será este bonus track por el que empezaremos ya que, cronológicamente, precede a los demás. 




Bonus track (consejo extra):  Si piensas en quedarte embarazada es buen momento para que replantees algunos aspectos de tu salud. Si estás algo sobrada de peso este puede ser un buen punto de inflexión para intentar normalizar tu Índice de Masa Corporal (IMC). Acomoda tu estilo de vida lo más saludablemente posible: come de manera adecuada, haz ejercicio regularmente y revisa tu estado vacunal. Si te ves incapaz de hacerlo por ti misma pide consejo a tu médico, ginecólogo y/o a un dietista nutricionista. Entre todos lo vais a conseguir. Iniciar el embarazo en el mejor estado de salud posible es una de las garantías de que el resultado final sea el óptimo. 

Consejos sobre la nutrición de la embarazada:

Consejo Nº 1: Si piensas quedarte embarazada deberías tomar ácido fólico, 400µg/día, por lo menos desde cuatro semanas antes de la concepción hasta el final del primer trimestre para evitar defectos en el tubo neural del futuro bebé. Puedes seguir tomándolo hasta el final del embarazo sin problemas.
Consejo Nº 2:  “Piensa por dos, pero no comas por dos”. El embarazo necesita un aporte extra de energía y de nutrientes para cubrir las necesidades de la gestante y las del feto, habitualmente las embarazadas sobrevaloran estos requerimientos. El incremento de calorías diarias está alrededor de un 10% y se hace más patente en el segundo y tercer  trimestre del embarazo.
Consejo Nº 3: Debes mantener una ingesta adecuada de ácidos grasos esenciales poliinsaturados que se logra comiendo dos porciones a la semana de pescado, incluyendo los pescados grasos, ricos en ?-3. 
Consejo Nº 4:  Los micronutrientes que podrían ser deficitarios con más frecuencia son el ácido fólico, ya comentado, el hierro, el yodo, la vitamina D, el calcio y la vitamina B 12. Tu ginecólogo o tu médico de cabecera te indicarán las cantidades adecuadas de suplementos que puedas necesitar dependiendo de tus hábitos dietéticos, la zona geográfica en la que te halles y alguna que otra consideración. La sola ingesta de sal yodada podría ser insuficiente para cubrir las necesidades de yodo durante el embarazo. 
Consejo Nº 5: : Los aspectos sobre seguridad de los alimentos que ingieras son muy importantes para evitar infecciones que pudieran transmitir y que podrían llegar a afectar al feto, tales como la listeriosis, la salmonelosis y la toxoplasmosis. Manipula los alimentos observando las máximas condiciones de higiene y evita comer carnes poco “hechas”. 
Consejo Nº 6:  Debido a la posibilidad de que contengan substancias dañinas como mercurio o plomo evita comer  pescados grandes como atún, emperador, pez espada, etc. Son el último escalón de la cadena trófica del mar y pueden acabar por acumular en su interior sustancias nocivas. 
Consejo Nº 7:  Una dieta vegetariana equilibrada, suplementada y supervisada no debería ser impedimento para sacar adelante el más exitoso de los embarazos. 
Consejo Nº 8: No abandones ninguna medicación que estés tomando por tu cuenta. Así mismo tampoco te automediques. 
Consejo Nº 9: La actividad física es un factor determinante del bienestar de la madre y para el mantenimiento del peso adecuado. Sería recomendable hacer aproximadamente unos 150 minutos de actividad aeróbica moderada durante toda la semana. No seas perezosa, desde el momento en que tengas a tu bebé tu actividad física aumentará considerablemente. Vete preparando.
Consejo Nº 10:  Evita el consumo de drogas y el tabaco. Procura no permanecer en habitaciones en las que previamente se haya fumado y, recuerda, durante el embarazo alcohol cero.
Consejo Nº 11:  Después del parto mantén todos los hábitos saludables que hayas adquirido en el embarazo. Tu bebé, tu familia y, sobretodo tú, lo agradeceréis.
No podría acabar sin echar un vistazo a lo que dice el diccionario de la RAE de la lengua para definir un decálogo: 


Por tanto, y ajustándonos a eso, este decálogo consta de tantos puntos como se han considerado de interés.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Pon aquí lo que te parezca. A mi, posiblemente, también me parecerá bien.