viernes, 5 de septiembre de 2014

Gintonic de Septrin para los piojos juguetones.

Empieza el cole, clase nueva, profesora nueva, mochila nueva y, para algunos, piojos nuevos...
El inicio de las clases trae consigo la diseminación de estos molestos parásitos. No entraré aquí a hablar de los miles de remedios existentes, únicamente recordar que los verdaderamente útiles son Permetrina, Dimeticonas y, el último en aparecer, el Alcohol Benzílico.
Recordar también que cuando sospechemos piojos hipermultirresistentes en un niño lo más frecuente es que su compañero de pupitre no haga tratamiento adecuadamente y se los vaya transfiriendo día a día.
Pero para cuando todo eso falla hay una solución infalible: Septrin, sí, el de toda la vida, a dosis terapéuticas provoca que el piojo al picar lo ingiera y fulmine su flora bacteriana, de tal manera, que el animalito muere de una disbacteriosis galopans.
Esperemos no tener que usarlo demasiado....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pon aquí lo que te parezca. A mi, posiblemente, también me parecerá bien.